Giordano Bruno, uno de los mártires de la Inquisición, era quemado vivo un 17 de febrero de 1600

Viernes, 17 de Febrero de 2017

Giordano Bruno nació en Nola, Nápoles en 1548.

Hijo de un militar. Llamado Filippo, adoptó el de Giordano cuando ingresa en la orden de predicadores; donde estudia la filosofía aristotélica y la teología tomista.

Gran estudioso, durante esos años juveniles fue muy influenciado por el neoplatonismo, en boga en esa época, así como por comentaristas de Averroes, y, en particular, por la creencia del sabio árabe de que la religión era un instrumento de los poderosos para controlar a la masa ignorante.

Pese a sus dudas en relación a la doctrina católica, Giordano Bruno se ordenó sacerdote en 1572 en la ciudad de Roma. Deja la orden en 1576 intentando evitar un juicio en el que se le acusaba de desviaciones doctrinales. Viajó por Génova, Toulouse, París y Londres.

De 1583 a 1585, escribió La cena de las cenizas (1584) y Del Universo infinito y los mundos (1584), así como el diálogo Sobre la causa, el principio y el uno (1584) y Gli eroici furori (Los furores heroicos, 1585). En ese año, regresa a París, y viajó después a Marburgo, Wittenberg, Praga, Helmstedt y Frankfurt. Regresó a Italia.

En 1592 fue denunciado ante la Inquisición por herejía. Fue encarcelado durante más de ocho años mientras se preparaba un proceso donde se le acusaba de blasfemo, de conducta inmoral y de hereje. 

Se negó a retractarse. El 17 de febrero de 1600 la plaza romana de Campo dei Fiori veía cómo Giordano Bruno, despojado de sus ropas, atado a un palo y con la lengua aferrada en una prensa de madera para que no pudiese hablar, fue quemado vivo en cumplimiento de la sentencia dictada pocos días antes por el tribunal romano de la Inquisición.

En el siglo XIX se erigió una estatua dedicada a la libertad de pensamiento en el lugar donde tuvo lugar el martirio.

Coronel Alfredo Ramos 2139 c/ Mariscal López.
Fernando de la Mora, Zona Norte

(021) 674-000
 0994674000